top of page

El viaje interrumpido: Cómo una detención migratoria llevó a un matrimonio feliz

Actualizado: 18 oct 2023

Como abogado migratorio, una de las experiencias más gratificantes que puedo disfrutar es asistir a personas que, debido a circunstancias excepcionales, se encuentran detenidas en una estación migratoria, bajo la amenaza de ser expulsadas del país. El momento en el que logramos liberar a estas personas, al observar la expresión de alivio y alegría en sus rostros, es incomparable. Es la sensación de libertad recuperada, la desaparición del miedo a la deportación, lo que constituye una satisfacción inmensa para cualquier abogado en esta rama.


En las siguientes entregas de este blog, me complacerá compartir con ustedes algunas de las experiencias más conmovedoras y exitosas que hemos tenido en nuestra firma. Hablaremos sobre casos en los que hemos logrado liberar a personas que fueron detenidas y estaban en peligro de ser deportadas. Es un viaje que esperamos, no solo ilustre la realidad de la migración, sino que también destaque el impacto positivo que puede tener la asesoría legal adecuada.


Resuelve tus dudas con un abogado de DIAM S.C., llena el siguiente formulario para una ASESORÍA SIN COSTO:



Para comenzar este viaje, relataré la experiencia de una joven de nacionalidad venezolana, cuyo nombre, por razones obvias, no puedo mencionar. Este caso nos ayudará a entender qué sucede en estas situaciones.


Un día, recibimos una llamada de un joven mexicano en Cancún, quien nos explicó que su novia, de nacionalidad venezolana, se encontraba detenida en la estación migratoria de Quintana Roo.


Al indagar sobre lo sucedido, nos relató que ella estaba en medio de un proceso de solicitud de reconocimiento de la condición de refugiada en México. Es decir, meses antes, había asistido a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y había sido admitida para el trámite con el fin de obtener este reconocimiento. Dada su nacionalidad venezolana, ella tenía altas posibilidades de ser reconocida como refugiada, considerando el actual contexto político, económico y social que azota a Venezuela. Estas son las razones por las cuales muchas personas venezolanas han optado por huir de su país en busca de mejores condiciones de vida. Tras obtener la admisión del trámite de refugio por parte de la COMAR, ella pudo tramitar una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias.

La Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias es un documento que se solicita ante el Instituto Nacional de Migración a través de un proceso denominado "regularización de situación migratoria por razones humanitarias". Uno de los supuestos que permite la obtención de este documento es estar en trámite para el reconocimiento de la condición de refugiado, y que dicho trámite haya sido ya admitido. Esta tarjeta, tal y como su nombre indica, es de visitante, no es una residencia temporal, y mucho menos una residencia permanente. Normalmente, se otorga con una validez de un año, pero eso no significa que se equipare a una tarjeta de residencia temporal.


Resuelve tus dudas con un abogado de DIAM S.C., llena el siguiente formulario para una ASESORÍA SIN COSTO:



Una de las ventajas de este documento es que concede el permiso de trabajo en México. En otras palabras, permite a quien la posee laborar en el país. Esta característica refleja la visión perspicaz del legislador, comprendiendo que las personas que solicitan refugio necesitan integrarse a la vida cotidiana de la nación de una forma digna. Y una de las mejores maneras de lograrlo es insertándose en el sistema económico y laboral, generando sus propios ingresos a través de un empleo remunerado.


No obstante, esta tarjeta tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, puede resultar difícil abrir una cuenta bancaria u obtener un Registro Federal de Contribuyentes (RFC). Además, este documento no permite salir del estado en el que se inició el trámite de refugio, que es también el lugar donde se solicitó la tarjeta ante el Instituto Nacional de Migración.


El caso se complicó cuando su novio nos explicó que habían tenido la oportunidad de asistir a una boda en Cancún, Quintana Roo, que era el evento de uno de sus mejores amigos. A pesar de saber que la Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias no permitía a la joven venezolana viajar desde la Ciudad de México a Cancún, ellos decidieron arriesgarse. Cabe destacar que el trámite de refugio y la obtención de la tarjeta se llevaron a cabo en la Ciudad de México.


Resuelve tus dudas con un abogado de DIAM S.C., llena el siguiente formulario para una ASESORÍA SIN COSTO:



Quiero enfatizar que tomar este tipo de riesgo no es recomendable.


Independientemente de la importancia del evento o la razón para viajar, es esencial considerar nuestras obligaciones y compromisos al encontrarnos en medio de un trámite migratorio. Siempre existe el riesgo de perder nuestro estatus migratorio e incluso enfrentarnos a una deportación.


A pesar de las advertencias, la pareja decidió asistir a la boda. Inicialmente todo marchó bien, pero decidieron extender su estancia unos días más en Cancún. Durante este tiempo, tuvieron un fuerte desacuerdo. Sin profundizar en los detalles de su disputa, la joven decidió regresar sola a la Ciudad de México. Su novio, preocupado, insistió en que volvieran juntos en avión para evitar problemas. Sin embargo, ella decidió emprender el viaje por su cuenta.


Según parece, intentó viajar de Cancún a Yucatán para tomar un vuelo desde allí. Desafortunadamente, en una estación de autobuses, fue detenida por agentes migratorios. Cuando le solicitaron que acreditara su condición migratoria en México, presentó su Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias. Sin embargo, debido a que este documento no permite al titular viajar fuera del estado en el que se inició el trámite, los agentes migratorios procedieron a llevarla a la estación migratoria e iniciar un proceso de presentación.

Aquí comenzó un procedimiento jurídico-administrativo conocido como "presentación de extranjeros ante estación migratoria". Este procedimiento puede ser iniciado por el Instituto Nacional de Migración cuando, en la vía pública u otro lugar, se solicita a una persona que se identifique y acredite su condición migratoria en México con el correspondiente documento válido. Si una persona no logra demostrar una condición regular de estancia, deberá ser trasladada a una estación migratoria. Este también es el procedimiento para los casos en los que una persona comete un delito o infracción que justifica su traslado a una estación migratoria.


El proceso de presentación inicia con una comparecencia, en la que se entrevista a la persona y se indagan todas las circunstancias relevantes. Luego, la estación migratoria tiene un plazo de 15 días para resolver la situación migratoria del individuo.


En este caso, los agentes migratorios actuaron en conformidad con la ley al trasladar a la joven venezolana a la estación migratoria. Aunque ella poseía una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias, esta no le otorgaba el permiso para viajar a Cancún. Como ya hemos explicado, el trámite ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y la obtención de la tarjeta imponen la obligación de permanecer en el estado donde se inicia el trámite y prohíbe viajar fuera de este estado sin la debida autorización.


Esta situación resultó ser extremadamente estresante para el novio de la joven y para toda su familia, pues ser trasladado a una estación migratoria trae consigo el inminente riesgo de deportación. ¡Imagina lo que significa para alguien que ha huido de su país no por elección, sino por necesidad y en busca de una vida mejor, ser detenido en México y conducido a una estación migratoria! Sin lugar a duda, esto representó un grave problema que requería atención urgente.

Por esa razón, el novio nos contactó, confiando en nuestra firma. Actuamos de inmediato, proponiendo una estrategia jurídica basada en tres pilares fundamentales. En primer lugar, la promoción de un juicio de amparo para prevenir una posible deportación y para actuar en caso de que la detención excediera las 36 horas establecidas por la ley. En segundo lugar, iniciar un proceso ante la COMAR, solicitando que se mantuviera su condición de solicitante de refugio, dado que no había abandonado el trámite, sino que simplemente había realizado un viaje fuera de las condiciones estipuladas, incurriendo en una falta administrativa potencialmente subsanable mediante una multa. Y, en tercer lugar, desplazarnos a la estación migratoria en Quintana Roo para asistirla en el proceso de liberación.


Debo mencionar que su detención duró aproximadamente un mes. No fue un proceso sencillo, presentó diversas complicaciones. Fue necesario presentar un amparo bien fundamentado, demostrar a la estación migratoria que el trámite de refugio continuaba vigente, que la joven había cumplido con todas las obligaciones y que simplemente había cometido esta falta administrativa. Tuvimos que presentar una fianza, la carta de Solvencia Económica de una institución reconocida, declarar un domicilio de control para la extranjera, garantizar que ella viajaría a la Ciudad de México para continuar con su proceso de refugio, entre otras acciones. También fue necesario acreditar que ella tenía derechos adquiridos en este país, como tener un empleo.


Afortunadamente, logramos que ella fuera liberada de la estación migratoria de Cancún, Quintana Roo, en su calidad de solicitante de refugio, pero ahora con la obligación de permanecer en Cancún, Quintana Roo, donde había reiniciado su proceso de refugio, según la determinación de los agentes migratorios.


Posteriormente, y tras resolver problemas personales comunes a toda relación, la pareja decidió casarse. Hoy en día, viven en la Ciudad de México, felizmente casados, y ella ya cuenta con una tarjeta de residencia temporal.

Este caso nos muestra las dificultades que enfrentan las personas en busca de refugio y la importancia del asesoramiento legal en estos procesos. No todos los casos son iguales, pero esta historia no es una rareza. Muchas personas lidian con problemas similares y necesitan orientación profesional en el complejo sistema migratorio.


Si te encuentras en una situación similar o conoces a alguien que lo esté, es vital recordar que hay ayuda disponible y expertos dispuestos a asistir. Conocer y defender nuestros derechos es crucial, y la guía de profesionales en derecho migratorio puede ser decisiva.

Si esta historia ha captado tu atención, te agradecería que la compartas. Tu difusión puede ser la información que alguien necesita para no rendirse. Si tienes un problema migratorio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestro equipo de abogados se dedica a asistir a las personas a superar los retos de la migración.

Te invitamos a seguir visitando nuestro blog, donde compartiremos más casos similares a este. Juntos podemos entender mejor los desafíos de la migración y reconocer los triunfos obtenidos a través de la persistencia y la correcta asesoría legal.


Comparte tus experiencias o si tienes preguntas sobre un caso similar y necesitas asesoría, te leemos en la sección de comentarios o escríbenos vía WhatsApp


Resuelve tus dudas con un abogado de DIAM S.C., llena el siguiente formulario para una ASESORÍA SIN COSTO:


Comments


bottom of page